Bailando el Lambeth walk

“While dictators rage and statesmen talk,
all Europe dances — to The Lambeth Walk.”
The Times, Octubre de 1938

A finales de los años 30 se estrenó en Londres el musical Me and My Girl. La obra trataba sobre una línea nobiliaria cuyo único superviviente es un cockney de Lambeth al que tienen que educar y preparar para su posición. Durante el proceso tratan de apartarlo de su novia, una joven del mismo barrio, y la historia trata de los encuentros y desencuentros de la pareja hasta el final feliz. La pieza más conocida del músical es el Lambeth Walk interpretada al final del primer acto, en el momento en que el joven se estaba acostumbrando a los modales de la aristocracia aparece su novia y sus amigos de Lambeth para recordarle de donde viene. Juntos, nobles y plebeyos, se mueven al ritmo del “Lambeth Walk”. Aquí pueden ver la canción del musical en una versión moderna, si como yo también se han sentido intrigado por esos trajes tan peculiares lean la entrada de la Wikipedia sobre los Pearly Kings and Queens.

El pavoneo despreocupado del Lambeth Walk se hizo popular por toda Europa y los EEUU donde fue criticado por los moralistas de siempre. Sin embargo en Berlín fueron los nazis quienes cargaron contra él al considerarlo una de tantas maldades judías que convertía a los bailarines en bestias poseídas. Entonces llegó la guerra y parecía que no era una buen momento para el Lambeth Walk hasta que en 1942 Charles A. Ridley, que trabajaba en el Ministerio de Información británico, recordó lo poco que le gustaba a los alemanes y se propuso que lo bailaran. Valiéndose de imágenes de los desfiles militares, de los discursos de Hitler y de “El Triunfo de la Voluntad” de Leni Riefenstahl montó un corto de propaganda donde todos se movían al ritmo del “Lambeth Walk – Nazi Style”. Los británicos distribuyeron esta película alegremente sin acreditar el origen y dando facilidades a las distribuidoras para que lo rellenaran con sus propios comentarios. Se dice que al verlo Goebbels salió de la sala de proyección gritando obscenidades.

Como tantos otros lugares de Londres Lambeth fue muy dañado en los bombardeos alemanes de la II Guerra Mundial.

La historia del “Lambeth Walk” no se detiene sólo en un cortometraje de propaganda tiene también una fotografía:

En 1943 la revista británica Picture Post publicó esta fotografia de Bill Brandt titulada Bailando el Lambeth Walk. La foto se utilizó para ilustrar que la ausencia de clubs infantiles obligaba a los niños a jugar como “los mayores”. Siete años después volvió a aparecer la misma fotografía como recuerdo de los buenos tiempos, cuando era común la encantadora imagen de los niños jugando en las calles.

Más en: Lambeth Walk

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s