Casos archivados – Roy Vickers

casosarchivados

Julian Symons en “Historia del relato policial” cuenta que Roy Vickers había abandonado ya los relatos del Departamento de Casos Archivados cuando un ejemplar de Pearson’s con el relato de La trompetilla de caucho llegó a la redacción del Ellery’s Queen Mystery Magazine. Interesados en el relato se pusieron en contacto con el autor para preguntar si había más casos del Departamento de Casos Archivados lo que permitió a Vickers reabrir las polvorientas salas de esta inexistente sección de Scotland Yard. El modo en que se recuperó el Departamento para la literatura policial hace honor a la naturaleza de sus investigaciones pues éste llena sus archivos de los casos en espera, de los que buscan una nueva prueba o explicación que case con las lagunas de su caso.

Fundado durante el reinado de Eduardo VII y conocido originalmente como Negociado de Casos Archivados se encargaba de todos los casos que rechazaban otros departamentos como la recogida de pruebas que trataban de demostrar la inocencia de un sospechoso manifiestamente culpable. Otra de sus tareas era interrogar a aquellos que mantenían las teorías más enrevesadas o absurdas sobre el crimen cometido y acogían de buen grado a todos los dispuestos a proporcionar información carente de todo interés sobre el delitos cometido.

Se especializaban en establecer relaciones entre cosas y personas cuando todas las pruebas indicaban que no había ninguna, su principal herramienta era el golpe de suerte que descubriera todo el plan del criminal. En cierta ocasión un asesino fue ahorcado porque un miembro del negociado se entretuvo en poner su nombre en anagrama. En otras ocasiones mezclaban casos diferentes y llegaban a la solución exacta mediante un razonamiento erróneo. Lejos del superdetective capaz de extraer información del mínimo detalle los hombres del Negociado eran funcionarios con síndrome de Diógenes en todo lo que tenía que ver con un caso, pacientes y creativos esperaron su oportunidad incluso para su popularidad. Este carácter realista, cree Symons, pudo ser lo que impidió el éxito de los relatos en la primera publicación en Pearson’s cuando en la ficción detectivesca triunfaban las máquinas de pensar.

Casos archivados
Roy Vickers

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s