Saga miuda

Un amigo me cuenta sus andanzas de adolescencia por las discotecas de los pueblos próximos. Tienen el ritmo de una saga islandesa donde todo termina con un discurso etílico, una casualidad o unas hostias. Quen quera cono que o traia na mochila le espetó un tío que ahogaba la ginebra en hielo.
Tiña a cabeza tan preto de min como eu tiña a miña da rapaza.
La historia termina ahí y el final se intuye por el consejo inicial: Hai sitios onde compre pedir sempre unha “Estrella”… sin vaso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s