Tres relatos frustrantes

En el sentido clásico histórico, existen tres historias cortas que son auténticos enigmas, La primera siguiendo un orden cronológico, es Romance Medieval Espantoso y Terrible, de Mark Twain, (1871), y por lo que sabemos, ni Twain ni ningún otro autor ha escrito una solución o secuela a ese misterio.

La segunda es la sorprendente ¿La Dama o el Tigre? (1884) de Frank R. Stockton: pero la propia “continuación” del autor acababa en una situación igualmente imposible, y no se hizo popular. Sin embargo, Jack Moffit, en su La Dama y el Tigre (publicada en esta revista en 1948) no solamente revelaba quién salió por la puerta abierta, sino que lo hacía de forma tan convincente, que en todos estos años no hemos recibido ni un solo voto en contra de nuestros lectores.

La tercera de las historias es La Tarjeta Misteriosa, de Cleveland Moffet (1896). Al igual que Stockton, Moffet intentó escribir su propia explicación, titulada “La Misteriosa Tarjeta sin Descubrir”, pero su solución a lo que constituyó una auténtica leyenda en aquella época no obtuvo la aprobación de los lectores.

Presentación del relato El espía y la tarjeta misteriosa de Edward D. Hoch una solución a la historia La Tarjeta Misteriosa que no me satisface y que se puede encontrar en la edición española del Ellery Queen’s Mystery Magazine (nº 1, 1976).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s