La falsa génesis de “El jardín perfumado”

Albrecht Dürer, six pillows, pen an ink on paper, n.d. Via quack

Albrecht Dürer, six pillows, pen an ink on paper, n.d. Via quack

comillasEl mismo Jeque cuenta que vivió en Túnez, y lo más probable es que el libro se escribiese en esa ciudad. De acuerdo con la tradición, un motivo especial le indujo a llevar a cabo una obra totalmente en desacuerdo con sus sencillos gustos y costumbres solitarias.
Su conocimiento de la ley y de la literatura, lo mismo que de la medicina, llegaron al conocimiento del Rey de Túnez, quien deseó investirle con el puesto de cadí, aunque él era contrario a ocupar cargos públicos.
Como, sin embargo, no deseaba dar ningún motivo de ofensa al Rey, con lo cual podía haber corrido peligro, se limitó a pedir un corto plazo para poder acabar el trabajo que tenía entre manos.
Habiéndole sido concedido esto, se puso a escribir el tratado, que entonces llenaba su mente y el cual, al ser conocido, atrajo la atención del público sobre el autor, de tal manera, que fue desde entonces imposible confiarle cargos tales como cadí.

Prólogo de Richard F. Burton a “El jardín perfumado” donde cuenta una de las teorías tradicionales sobre el motivo que provocó la redacción de este tratado erótico árabe, el explorador mantiene que ninguna prueba apoya esta explicación.

El jardín perfumado
Jeque Nefzaqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s