La tormenta y el fonógrafo

tormentayfonografoLa tormenta y el fonógrafo
Los habitantes de la isla de Nauvo fueron testigos hace pocos días de una tormenta tan espantosa como no se recuerda otra semejante.

Pero su asombro no fué esta tormenta precisamente, sino la presencia de un caballero, provisto de un extraño aparato, y que sufría las inclemencias del tiempo con la mayor serenidad, como si exponerse á los furores de la tempestad fuera el cumplimiento de una sagrada misión para él.

Aquel misterioso personaje era el doctor Hermann Schultz, profesor de física en la Universidad de Newark, que estaba recogiendo los truenos y los diversos ruidos de la tempestad en un aparato fonográfico.

El doctor Schultz ha quedado satisfechísimo de los cilindros que ha impresionado, y sin duda la utilidad y la ciencia irán de bracero, porque todo augura al buen doctor una gran fortuna en plazo próximo.

Son ya muchas las casas yanquis que le han pedido las placas para vender á los empresarios teatrales “la tempestad en el fonógrafo” que ha de ser pronto uno de los más populares espectáculos.

El Progreso: diario liberal
27 de abril de 1910

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s