La protección antifalsificación del Louvre

tumblr_mr60vlkcg81qgopc0o1_500

Guy Isnard, uno de los primeros policías especializados en arte, organiza una exhibición de falsificaciones en el Grand Palais (París, 1955). Via

comillasEl Louvre facilitaba la presencia de pintores aficionados, permitiéndoles copiar a los maestros y guardar sus caballetes y sus cajas de pinturas en los abundantes armarios y hornacinas que se abrían en el revestimiento de las paredes. Pero con una condición: ningún lienzo podía ser del mismo tamaño que el original. Era un intento modesto, y bastante ineficaz, de evitar las falsificaciones, endémicas en toda Europa. El coleccionismo se había convertido en uno de los deportes favoritos de los potentados norteamericanos, y el mercado del arte, verdadero o falso, estaba alcanzando cotas extraordinarias.

El robo de la sonrisa.
¿Quién se llevó la Gioconda del Louvre?
R. A. Scotti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s