La confesión del procurador general

 

La mayoría de mis héroes tienen ficha policial así considero un deber con mi formación cotillear los archivos de la Prefectura de policía de París. En el libro de Jacques de Launay aparecen los sospechosos habituales, lo que la policía se guarda hasta que alguien moleste o, en ocasiones, la asombrosa inocencia de lo cotidiano de los escritores y personajes más escandalosos.

comillasEl periodista Émile Zola (1840-1902), hijo de emigrado italiano, había iniciado una carrera de modesto funcionario de aduanas, y luego fue almacenero de la editorial Hachette, donde nació su afición a escribir.

El 1 de marzo de 1862, Louis Hachette le encomienda las relaciones con la prensa. El 1865, Zola publica una primera novela naturalista, La confesión de Claude, que ocasionó un gran escándalo y que incluso produjo el 16 de noviembre una indagación en la librería Hachette: ¿qué ocurre en esa historia autobiográfica de la redención de una prostituta? El procurador general del Sena, tranquilizado, hace constar en su informe del 8 de diciembre: “El señor Zola no tiene una opinión política contrastada y su ambición parece ser ante todo literaria.”

Asunto archivado, pero el personal de la librería Hachette se burla y, el 31 de enero de 1866, Zola prefiere dimitir.

Policia secreta, secretos de policía
jacques de Launay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s