Arcálogos

tumblr_n5qpro6Ewh1rbuhr4o1_1280
“Dejection of Noah from Mount Ararat”, 1870, Ivan Aivazovsky.

Arcálogos se llamaban a sí mismos. Cada verano esos hombres, en su mayoría en la mediana edad y originarios de Arizona, de la Suiza italiana y de Nueva Zelanda, se arrastraban cual hormigas por el Ararat en busca de restos de madera petrificada.

Extrañamente, los buscadores del arca no procedían de países profundamente religiosos. Ningún jeque saudí había invertido dinero en expediciones destinadas a encontrar el arca de Nüh. Los expedicionarios provenían todos, sin excepción, de regiones donde la Iglesia y el Estado estaban separados y donde la fe en la razón había ganado mucho terreno en los últimos cien años. De zonas desarrolladas. Destacaban la velocidad con que crecía la representación de países asiáticos como corea del sur y taiwan. Cuanto más próspero era un país y más acusada la apostasía de sus habitantes, mayor era el número de arcálogos que producía.

Ararat
Frank Westerman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s