Arte negra

hb_34.30(5)
New Inventions of Modern Times [Nova Reperta], The Invention of Book Printing, plate 4 – Jan van der Straet

Uno de los más reconocidos estudiosos de la Biblia de Gutenberg, el argentino Raúl M. Rosarivo, recoge en su libro sobre la historia del libro, que cuando en 1462, Fust se fue a París a vender las biblias que habían impreso Gutenberg y Schöffer, el Gremio de Calígrafos de la ciudad lo denunció por vender un libro que no había sido escrito a mano.

A pesar de que él sostuvo ante el juez que sus Biblias “estaban hechas a mano”, y que habían sido escritas por el calígrafo Schöeffer. El Juez le preguntó cómo era posible que siendo, como decía, su yerno tan buen calígrafo, se repitiera el mismo error en todos sus libros, en las mismas páginas y en las mismas palabras. Ellos le acusaron de haber hecho aquellos libros con un nuevo procedimiento mecánico, del que tenían noticias. Así se vio Fust cogido “entre la espada y la pared”. O desvelaba el secreto del invento o tendría que pagar una multa. Al insistir él en la mentira, jurando sobre las Escrituras, fue acusado de haber hecho un pacto con el diablo y que el invento de los libros duplicados era “un arte negra” y diabólica, y que la tinta roja que se había utilizado para pintar las letras capitales, era en realidad sangre humana.

Aunque otros investigadores afirman que el término deriva de la utilización de la tinta negra para la impresión, a mí me gusta más esta leyenda, la de haber inventado una “divina arte negra”.

Typographica
Francisco de Paula Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s