De la falsificación del papel

orwell340

Los dibujos eran además más fáciles de hacer que los óleos porque en América el papel viejo era más fácil de fabricar clandestinamente que los lienzos viejos. En Nueva Orleans, Elmyr había conseguido encontrar una tienda de materiales para pintar, donde compró varios blocs de “papier d’Arche”, una marca francesa muy cara preferida por Picasso y Dufy. Probó varios métodos para envejecerlo. Luego recordó haber leído en alguna parte que los chinos habían envejecido artificialmente su marfil hirviéndolo en té. Pasaba ligeramente un trozo de algodón empapado en té del día anterior, y eso amarilleaba el papel muy bien. Para mayor variedad, y pensando en Modigliani, que era demasiado pobre para poder comprar algo que no fueran los restos y ejemplares defectuosos del material más barato, siguió recortando las páginas finales de los viejos álbumes franceses de pintura (Castillos del Loira, Batallas de la Gran Guerra) encontrados en las estanterías de las librerías de viejo.

¡Fraude! La historia de Elmyr de Hory
Clifford Irving

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s