Arcálogos

Arcálogos se llamaban a sí mismos. Cada verano esos hombres, en su mayoría en la mediana edad y originarios de Arizona, de la Suiza italiana y de Nueva Zelanda, se arrastraban cual hormigas por el Ararat en busca de restos de madera petrificada.

Extrañamente, los buscadores del arca no procedían de países profundamente religiosos. Ningún jeque saudí había invertido dinero en expediciones destinadas a encontrar el arca de Nüh. Los expedicionarios provenían todos, sin excepción, de regiones donde la Iglesia y el Estado estaban separados y donde la fe en la razón había ganado mucho terreno en los últimos cien años. De zonas desarrolladas. Destacaban la velocidad con que crecía la representación de países asiáticos como corea del sur y taiwan. Cuanto más próspero era un país y más acusada la apostasía de sus habitantes, mayor era el número de arcálogos que producía.

Ararat
Frank Westerman

Anuncios

Camino sabático

tumblr_om047qdQjm1rg590io3_1280

Luiz Philippe Carneiro de Mendoça Via

La expresión “camino sabático” significaba la distancia que el judío podía recorrer en sábado sin vulnerar el precepto del reposo sabático: 2.000 varas, aproximadamente 880 metros.

No y amén
Uta Ranke-Heinemann

Lamed Wufniks

comillasHay en la tierra, y hubo siempre, treinta y seis hombres rectos cuya misión es justificar el mundo ante Dios. Son los Lamed Wufniks. No se conocen entre sí y son muy pobres. Si un hombre llega al conocimiento de que es un Lamed Wufnik muere inmediatamente y hay otro, acaso en otra región del planeta, que toma su lugar. Constituyen, sin sospecharlo, los secretos pilares del universo. Si no fuera por ellos Dios aniquilaría al género humano. Son nuestros salvadores y no lo saben.

Esta mística creencia de los judíos ha sido expuesta por Max Brod.

La remota raíz puede buscarse en el capítulo dieciocho del Génesis, donde el Señor declara que no destruirá la ciudad de Sodoma, si en ella hubiere diez hombres justos.

Los árabes tienen un personaje análogo, los Kuth.

El libro de los seres imaginarios
Borges, J. L. y Guerrero, Margarita

Sobre Adán


comillasEntre los agustinos y trinitarios ha habido en Salamanca grandes debates, llegando a las manos con los mayores de sus religiones a bofetadas y coces en los actos públicos, sobre si quedó Adán imperfecto quitándole Dios la costilla, y si fue sólo carne con lo que llenó el hueco donde se le había quitado.
28-III-1657

Avisos del Madrid de los Austrias y otras noticias
Jerónimo de Barrionuevo
Edición de José Mª Diéz Borque

El Coco

comillasEl ingeniero Roberto Paudi, miembro del consejo ejecutivo de la COMPRAX y asesor de urbanismo, se puso hecho una furia al sorprender una noche a la niñera Ester que, para sofocar una rabieta del pequeño Franco, le decía; “Si no te portas bien, esta noche vendrá el Coco”.
Era intolerable, según él, que para educar a los niños se siguiese recurriendo a estúpidas supersticiones que podían crear en tan tierna psique deplorables complejos. Le echo un sermón a la chica, que se marchó llorando, y él mismo metió en la cama al niño, que en seguida se tranquilizó.

Esa misma noche el Coco, levitando a media altura como era su costumbre, se presentó en la habitación donde el ingeniero Paudi dormía solo, deparándole unos instantes de desasosiego.

La noches difíciles
Dino Buzzati

Sambatión

tumblr_m8gsai9Qjp1qa6bflo1_500

Niños protestantes de Irlanda del Norte jugando en “Sandy Row” – Peter Marlow | Magnum Photos

comillasSegún una tradición, las tribus [perdidas de Israel] no habrían podido regresar a Israel porque el Señor había cercado su camino con un río legendario, el Sambatión. Durante toda la semana, las aguas del Sambatión entraban en efervescencia, enormes rocas surgían del fondo y se alzaban por los aires para caer después sobre quien buscaba un vado. Solo el sábado el Sambatión estaba tranquilo, pero ningún judío habría violado el día del sábado intentando atravesar aquella corriente de agua ahora en calma. Otra tradición afirmaba que el Sambatión era un río compuesto tan solo de rocas y arena, un caos estruendoso de piedras y tierra que fluía sin parar, y quienes contemplaban aquel espectáculo desde las orillas tenían que cubrirse el rostro para no quedar marcados.

Historia de las tierras y lugares legendarios
Umberto Eco

El asesinato del fantasma de Hammersmith

comillasEn torno a la época del fantasma de Hammersmith la gente comenzó a adoptar una actitud de confrontación hacia los fantasmas. Los jóvenes trataban de superar sus temores. Se los veía en grupos, rondando cada atardecer en busca del fantasma, y cualquiera que luciese ropas de color claro se podía convertir en su objetivo.

Un albañil, Thomas Milward, lucía el atuendo propio de su oficio: pantalones blancos de lino, un chaleco de franela blanca y un delantal blanco. Una noche, mientras volvía a casa en la oscuridad, un caballero y dos damas que pasaron a su lado en un carruaje gritaron alarmados: “¡Por ahí va el fantasma!”. La contundente respuesta de Milward a las voces fue despotricar contra el carruaje y amenazar con atizarle al hombre en la cabeza.

Su suegra le advirtió que no era seguro continuar vistiendo aquella ropa en su camino de vuelta a casa, pero, tozudo como una mula, Milward siguió haciéndolo.

Bajaba a pie por Black Lion Lane cuando un aterrorizado recaudador de impuestos que se llamaba Francis Smith lo mato a tiros con una escopeta de caza, alentado por los tragos que se había tomado en el cercano pub White Hart con el vigilante local William Girdler. Habían estado compartiendo historias sobre un fantasma que había matado de un susto a la mujer de un cerrajero y había dejado a otras dos personas gravemente enfermas después de otro encuentro. Smith fue encarcelado por asesinato, pero apenas unos meses después recibió el perdón del rey, que al parecer se apiadó debido a lo inusual de las circunstancias, otra prueba de la extensa fascinación real por el tema de los fantasmas.

La historia de los fantasmas
Roger Clarke