Descubrir demonios con Alvaro Cunqueiro

Miroslav Vasa - Illustrations from The Bugaboos Or Little Natural History Of The Spooks, Ghosts And Phantoms, 1961. Via
Miroslav Vasa – Illustrations from The Bugaboos Or Little Natural History Of The Spooks, Ghosts And Phantoms, 1961. Via

comillasYa habrán leido en el Talmud que todo demonio tiene siete veces más prisa que el hombre en cualquier acción que emprenda. En nuestra época de ejecutivos agresivos no es fácil reconocerlos, pero hay algo que el demonio no puede ocultar: que no sabe andar hacia atrás y el parpadear de abajo a arriba, que es el párpado de abajo con el que cubre el luminoso ojo. En España habla el castellano con acento toledano, y en Portugal puede pasar por brasileiro, como en Italia por siciliano. Generalmente mide un metro seiscientos sesenta y seis centímetros. 666 es satánica por excelencia. La mayor parte de los demonios que andan por Occidente son aficionados a la mostaza, aunque sólo coman moscas. Nunca se suenan, ni nadie ha visto jamás un demonio dormido.

Barato de diablos

La bella del dragón.
De amores, sabores y fornicios

Álvaro Cunqueiro

Anuncios

O sorriso da señora Ginebra

Punto de vista de la Mona Lisa. Via
Punto de vista de la Mona Lisa. Via

comillasAlgo de tristura coido eu que levaba aquela señora Ginebra nos ollos mouros, e si che sorría, que non era cada e cando, era como si pedise a esmola de que ti sorrises tamén.

Merlín e familia
Alvaro Cunqueiro

Anatomía de Ariel

Cinco intentos de sistematizar la anatomía de las sirenas quizás en un esfuerzo por resolver el problema principal.

Via Justine Rose
Via A Study of a Mermaid de MAReiach
anatomia02
Sistema óseo y muscular

Via Absolute Anatomy

Via Absolute Anatomy

Via Justine Rose
Via Justine Rose
Anatomy of Mythological Creatures, E.B. Hudspeth. Via Curious History
Anatomy of Mythological Creatures, E.B. Hudspeth. Via Curious History
Unheimlich, imaginário popular brasileiro - Walmor Correa.
Unheimlich, imaginário popular brasileiro – Walmor Correa.

Trabajo de eruditos sin duda pero de eruditos con la barriga llena. Otros pueblos, lo cuenta el gran Cunqueiro, no han realizado grandes aportaciones a la cultura porque la primera pregunta ante un animal desconocido o una planta insólita es averiguar si son comestibles. Don Álvaro dice que su propio pueblo es así y quizá por eso, o tal vez por curiosidad de gastrónomo, se atrevió a plantear el segundo problema de la sirena (o el primero dependiendo de las necesidades de cada cual):

comillasYo se lo pregunté un día al profesor Fernando Pires de Lima, gran amigo, director que fue del Museo Etnográfico de Oporto, y autor de un memorable libro sobre las sirenas, si la sirena era comestible, si él tenía alguna noticia de que alguien hubiese alguna vez comido sirena y de que modo cocinada. Se me quedó mirando, en el rincón de la bodega portuense en la que probábamos algunos vinos antiguos, y me respondió:
– En primer lugar, la parte de la cola, la parte pez, comerla no sería antropofagia. En segundo lugar, sería una cuestión más de imaginación que de apetito. “E isto fica fora da cozinha!”

Ilustración de Kim Jung Gi, Via Karma Jello
Ilustración de Kim Jung Gi, Via Karma Jello

Libro:
Fábulas y leyendas del mar
Álvaro Cunqueiro

La celda triangular

Via What is your excuse?
Via What is your excuse?

Parece ser que, en el siglo XVII, en la India, un Gran Mogol hizo experimentos al respecto y encontró que la celda triangular, con alto techo, desconcertaba al recluso y le causaba una sensación de prisión, por decirlo así, mucho mayor que una celda cuadrada, como una habitación normal.

Fábulas y leyendas del mar
Alvaro Cunqueiro

La mediadora de la venganza

bruja

Volviendo al cuento, María, para vengarse de que sus gallinas no pongan, le pide a la bruja que castigue a Manuela o Antonia. Y la bruja busca una venganza proporcional a la ofensa. No le va a echar a Manuela una dolencia que la balde, o la mate, ni le va a matar una vaca. Busca que se le mueran tres o cuatro conejos, o que deje de dar leche la vaca, o que no pueda salir para ir al toro, etcétera. La bruja evita una venganza desproporcionada, pacífica, no permite que la sangre llegue al río. […] Mircea Eliade comentó, respecto a esta actividad de las brujas, que, desde que a consecuencia de las prédicas de los misioneros protestantes en África desaparecieron de muchas tribus los brujos, aumentaron los asesinatos, porque antes las gentes se vengaban mediante los brujos, y ahora se vengan directamente, desmesuradamente.

Tesoros y otras magias
Álvaro Cunqueiro