¿Quién?

The Proposal - Sam Shaw | Central Park, New York, 1957
The Proposal – Sam Shaw | Central Park, New York, 1957

comillasDyer telefoneó a la oficina en la ciudad de Los Angeles Times. Explicó rápidamente las circunstancias de la muerte de Weisbart a su interlocutor en el otro extremo de la línea.
– Le mando un botones con una nota biográfica -advirtió-. Pero déjeme el título de un par de sus mayores éxitos. Produjo Kid Galahad (Piso de lona, Phil Karlson, 1967), Rio Conchos (Gordon Douglas, 1964), Rebel Without a Cause (Rebelde sin causa, Nicholas Ray, 1955), la película que convirtió en estrella a James Dean. Empezó como montador, colaborando con grandes del cine como Michael Curtiz.
Dyer hizo una pausa.
– Curtiz. C de Charlie, U, R, T de Tom, Z de zebra.

El estudio. Un año en el infierno de la Fox.
John Gregory Dunne

Anuncios

La investigación

comillasLa investigación es una novela de los inexplicable, representado por ciertas misteriosas desapariciones de cadáveres de las morgues británicas. En ella, lo policíaco, lo numinoso, lo macabro y aun lo metafísico confluyen para dar lugar a una narración insólita y absorbente que es a la vez una desazonadora reflexión sobre nuestras formas de conocimiento y racionalización.

Trasera del libro

Un libro angustioso al cual en cada reelectura espero encontrar la explicación que me satisfaga. De los pocos libros que me gustan mucho pero nunca recomiendo.
Un libro angustioso al cual en cada reelectura espero encontrar la explicación que me satisfaga. De los pocos libros que me gustan mucho pero nunca recomiendo.

comillasLa perfecta eficacia de la maquina de investigación, comprobada por la rutina, se volvía en este caso contra sí misma. Porque cuantos más hechos, escrupulosamente medidos, fotografiados y descritos se acumulaban, tanto mayor contrasentido ofrecía el conjunto.

La investigación
Stanislaw Lem

Información

Carta naútica de Lewis Carolls en "La caza del Snark". Via Vandoll
Carta naútica de Lewis Carroll en “La caza del Snark”. Via Vandoll

comillasTenemos a nuestra disposición infinitas fuentes de información, pero casi siempre elegimos unas pocas que no cuestionan lo que pensamos. Y lo hacemos con la convicción de que, puesto que todos los datos posibles están a la mano, nuestro conocimiento es óptimo.

César Rendueles | via Despacho de letras

La sociología del error

Objetos de uso cotidiano convertidos en inservibles por Giuseppe Colarusso. Galería en The Coolsumist
Objetos de uso cotidiano convertidos en inservibles por Giuseppe Colarusso. Galería en The Coolsumist

comillasNo obstante, Dickens y Engels se equivocaban en un aspecto fundamental. Por muy horrible que fuera la visión de los cementerios, los cadáveres no eran por sí mismos “enfermedades malignas” con riesgo de contagio. Si bien el hedor que desprendían resultaba sumamente molesto, no estaba “infectando” a nadie. Una fosa común atestada de cuerpos en descomposición era una ofensa tanto para los sentidos como para la dignidad de las personas, pero el olor que emanaba no suponía un riesgo para la salud pública. Nadie murió a causa del hedor en el Londres victoriano. Sin embargo, decenas de miles perdieron la vida debido a que el miedo a aquel hedor les impedía ver los verdaderos peligros de la ciudad, y les llevó a emprender una serie de medidas insensatas que sólo consiguieron empeorar lo crítico de la situación. Dickens y Engels no estaban solos. La práctica totalidad de las esferas médicas y políticas incurrió en el mismo error: todos, desde Florence Nightingale hasta el reformista pionero Edwin Chadwick y los editores de la revista “The Lancet” e incluso la propia reina Victoria. Tradicionalmente, la historia del conocimiento se centra en ideas vanguardistas y en saltos conceptuales. Pero los puntos no visibles en el mapa, los oscuros continentes del error y del prejuicio, también acarrean su propio misterio. ¿Cómo es posible que tantas personas tan inteligentes defendieran una idea tan errónea durante tanto tiempo? ¿Cómo es posible que obviaran las pruebas que con tanta contundencia refutaban sus teorías más básicas? Estas cuestiones, merecen, además, ser estudiadas por una disciplina propia -la sociología del error.

El mapa fantasma
Steven Johnson