Contra el cisne

Elsa Lanchester se inspiró en los cisnes de Regent's Park para su actuación en "La novia de Frankestein": "Son realmente criaturas muy desagradables". Via

Elsa Lanchester se inspiró en los cisnes de Regent’s Park para su actuación en “La novia de Frankestein”: “Son realmente criaturas muy desagradables”. Via

comillasSólo más adelante, al leer Waterside Companions, de Tag Barnes, comprendería la otra cara de la historia. Barnes, pescador desde niño, escribió ese libro en 1963 para enseñar a los demás pescadores cosas sobre las criaturas que podían encontrarse. Pollas de agua, cormoranes y somormujos reciben todos una o dos páginas de cumplidos. Incluso las ratas de agua, los sapos y la nutria son objeto de halago. Pero cuando llega el momento del cisne, parece que Barnes monte en cólera: “Sencillamente me molesta en extremo que uno interrumpa mis ejercicios de natación”. Ciertamente no comparte las líricas historias de Platón. Los cisnes, dice, “son los pájaros más agresivos, tozudos y arrogantes que tenemos y pueden resultar extremadamente peligrosos”.
[…] en palabras de Barnes, este animal prácticamente mudo cobra un carácter malévolo. Ni las piedras ni los disparos detienen a estos matones acuáticos, dice. “Muchas veces se volverán y silbarán al que intenta asustarlos y en ocasiones amenazarán con atacarlo”. Sugiere que se lance agua sucia sobre los más bribones, quizá basándose en la idea de que estas vanidosas criaturas se someterán si se les mancha su plumaje. Su otro remedio es “pasarles un hilo por la espalda” […] Barnes se descubre en su carga final, tan deliberada como un segundo disparo de una escopeta de calibre doce. Después de admitir que los cisnes se alimentan sólo de plantas acuáticas, concluye: “¡Recomiendo el polluelo de cisne como un plato realmente sabroso!”.

El mar interior
Philip Hoare

Anuncios