Fraude

Henry Marchant (alias Henry Burke, Henry Joubert, John Marchant, Henry Wilhelm)

Cita de Especialista en crímenes (1975) un libro de los casos más destacados del superintendente de Scotland Yard Ernest Millen.

Los detectives de ficción son casi invariablemente presentados como investigadores de asesinatos. Para la mayoría de la gente el asesinato parece el tema más excitante para experimentar emociones fuertes. Yo he encontrado más excitante el fraude.

Los asesinos, los asesinos reales, los que encuentra un policía y no los que encuentra un lector en un libro, normalmente resultan se personas desencaminadas y de mente muy corta. En la mayoría de los casos, el crimen que han cometido carece de toda sutileza. A menudo, los hechos han ocurrido en un momento de pasión o temor.

¡Cuán diferente es el hombre que comete un fraude! Casi siempre posee un carácter complejo e interesante. Su crimen no ha sido cometido en los escasos segundos que se emplea en clavar un cuchillo o disparar una pistola; su crimen, muchas veces, se ha desarrollado a lo largo de varios años. Su víctima no es un cadáver; su víctima pueden ser miles de personas.

Anuncios

Descubrir demonios con Alvaro Cunqueiro

Miroslav Vasa - Illustrations from The Bugaboos Or Little Natural History Of The Spooks, Ghosts And Phantoms, 1961. Via
Miroslav Vasa – Illustrations from The Bugaboos Or Little Natural History Of The Spooks, Ghosts And Phantoms, 1961. Via

comillasYa habrán leido en el Talmud que todo demonio tiene siete veces más prisa que el hombre en cualquier acción que emprenda. En nuestra época de ejecutivos agresivos no es fácil reconocerlos, pero hay algo que el demonio no puede ocultar: que no sabe andar hacia atrás y el parpadear de abajo a arriba, que es el párpado de abajo con el que cubre el luminoso ojo. En España habla el castellano con acento toledano, y en Portugal puede pasar por brasileiro, como en Italia por siciliano. Generalmente mide un metro seiscientos sesenta y seis centímetros. 666 es satánica por excelencia. La mayor parte de los demonios que andan por Occidente son aficionados a la mostaza, aunque sólo coman moscas. Nunca se suenan, ni nadie ha visto jamás un demonio dormido.

Barato de diablos

La bella del dragón.
De amores, sabores y fornicios

Álvaro Cunqueiro

Formación

Dads at One Direction concerts. Via
Dads at One Direction concerts. Via

comillasIncluso en sus años mozos, Bennett nunca se había sentido cómodo con adolescentes, consecuencia natural de tener una hermana tres años mayor que él cuyas amigas le consideraban un entretenimiento a su medida y algo más tarde como un magnífico terrero de experimentación para los trucos y encantos que pensaban poner en práctica con objetivos más ambiciosos; en ocasiones le habían hecho sentirse como el equivalente humano de las ruedecillas auxiliares de la primera bicicleta infantil. La única ventaja que había extraído de aquella experiencia era el saber discernir cuándo mentían las quinceañeras, algo que casi ningún hombre es capaz.

Lugar de ejecución
Val McDermid

La mejor manera de empezar

Via
Via

comillas¿Qué pasó después de “Society Secrets”?
Que me despidieron. Llevé la película a otro estudio para que me dieran otro trabajo. Me senté en los escalones de la sala de proyección, a esperar que apareciera el gran jefe y viera mi película, y entonces llegó John Ford y le expliqué lo que hacía allí. Me preguntó: “¿Es buena tu película?”. “No”, contesté. Y él dijo: “Entonces no tienes muchas posibilidades de conseguir trabajo. Tengo una idea. Acabo de hacer una película en la Universal que está bien. La mandaremos a buscar y le pondremos tu nombre”. Pues bien, a lo largo de mi extravagante carrera siempre he lamentado no haberlo hecho, porque es la mejor manera de empezar: incurriendo en latrocinio.

Conversación entre Peter Bogdanovich y Leo McCarey
El director es la estrella (vol. II)
Peter Bogdanovich

Cinco

En diciembre de 1985 el fotografo Dave Gatley de Los Angeles Times captó esta imagen que parecía mostrar un secuestro a punta de pistola. El fotógrafo siguió al coche mientras informaba a la policía por medio de su teléfono móvil. Cuando los agentes interceptaron el vehículo se descubrió que los ocupantes estaban bromeando y la pistola era de juguete. Via LA Times
En diciembre de 1985 el fotografo Dave Gatley de Los Angeles Times captó esta imagen que parecía mostrar un secuestro a punta de pistola. El fotógrafo siguió al coche mientras informaba a la policía por medio de su teléfono móvil. Cuando los agentes interceptaron el vehículo se descubrió que los ocupantes estaban bromeando y la pistola era de juguete. Via LA Times

Revelado el misterio de la desaparición del Cuatro Vientos | Publico.es
En 1933 el avión español Cuatro Vientos repitió desde el aire la travesía de Colón, el avión aterrizó en La Habana pero desapareció en la escala entre Cuba y Ciudad de México. Durante mucho tiempo se creyeron los testimonios de quienes afirmaron que el avión se estrelló en México y sus tripulantes fueron asesinados por indígenas para robarles, el escritor Manuel Ruiz Romero-Bataller investiga esta teoría y otras para separar historia de leyenda en su libro El Cuatro Vientos.

El misterioso amigo de Laurie Cunningham y El amigo no tan misterioso de Laurie Cunningham | Panenka.
En el primer post la revista de Panenka hace un repaso de la carrera del futbolista Cunningham hasta su muerte en un accidente de tráfico en Madrid. Con él iba en el coche un hombre que sólo presenta heridas leves y que tras el alta hospitalaria desaparece. Este primer artículo sobre el misterioso amigo despierta la curiosidad en muchos que se lanzan a investigar en internet hasta que una de esas búsquedas da resultado y descubrimos su identidad en El amigo no tan misterioso de Laurie Cunningham.

La delirante búsqueda de la supuesta radiactividad que mata a los inquilinos de la Moncloa | Materia.
Al mediodía del 7 de noviembre de 1970 se produjo una fuga en el trasvase de 700 litros de residuos radiactivos de un reactor atómico cercano a la Complutense. Decenas de litros se escaparon accidentalmente y alcanzaron las alcantarillas dando lugar a la peor fuga radiactiva de la historia de España que se mantuvo en secreto hasta que fue desvelada por el diario El País en 1994. Un profesor universitario se pregunta sobre la posibilidad de que la fuga hubiera afectado al Palacio de la Moncloa y fuera responsable de la enfermedad de varios de sus ocupantes.

12 fotos halladas en las redes sociales que esconden una mentira y 9 fotografías virales en internet que mienten descaradamente | Gizmodo
Si han recibido menos de 3 de estas fotografías tienes ustedes una saludable vida social en internet. Felicidades.

Treinta años sin saber qué fue de los 16 tripulantes del “Montrove” | Impulso
Hace ahora 30 años, por estas fechas se fraguaba el misterio marítimo y la tragedia marinera que más tinta y más saliva han generado en el mundo de la pesca gallega y europea: el 19 de julio de 1984 zarpó de Las Palmas de Gran Canaria el buque congelador Montrove rumbo al banco canario-sahariano. El barco y los 16 tripulantes desaparecieron sin dejar rastro

Sábana, zapato y muñeca

Fotografia de Arthur Fellig (Weegee). Via Inspirations and Ruminations
Fotografia de Arthur Fellig (Weegee). Via Inspirations and Ruminations

En el relato En las horas muertas de R. R. Irvine el protagonista es un operador de cámara independiente que cubre los sucesos en Los Angeles en un momento en que las televisiones tienen sus propias plantillas con equipos capaces de captar sonido y los freelance empiezan a verse como un estorbo. Ellos siguen soñando con el metraje impactante que les permita dar el gran pelotazo mientras recuerdan los viejos tiempos:

Trakker hacia demasiado tiempo que estaba en el negocio, para no saber cómo funcionaban las cosas. Claro que ya no eran como en los días pioneros de las noticias en TV, en la década de 1950, cuando todo valía, y lo único que se necesitaba era un zapato viejo, una sábana blanca y una muñeca rota.
Trakker rió de sus propios recuerdos. Por su cabeza bailaban escenas de tragedia. Con claridad, como si hubiese sido ayer, se vio a sí mismo tendido bajo la sábana, simulando un cuerpo, y aullando “¡Rodad!” a los otros miembros de la fraternidad de la cámara, que llegaban invariablemente tarde a la escena del desastre. Resulta más fácil recrear lo sucedido, que instalar radios emisoras y receptoras.
Recordaba los innumerables zapatos tirados en los lugares en que había sucedido un accidente de tráfico, como si se quisiera demostrar que las víctimas habían sido enviadas a la eternidad por el impacto.
La imagen de su propia y especial muñeca hizo que apareciese una sonrisa en su rostro. Había sido tan conmovedora, con su pequeño vestido desgarrado, y un brazo totalmente arrancado. En los primeros planos, aquella muñeca había dicho cuanto había que decir sobre los fatales accidentes de la niñez. Además, ¿que mal había en arreglar unos cuantos trucos de escenario?

En las horas muertas
R. R. Irvine

Ellery Queen’s Mystery Magazine (Edición española, nº 1, 1976)

El caballo que nunca estuvo allí

Empezaríamos haciendo unas ligeras modificaciones a estos zapatos:

Via Library of Congress
Via Library of Congress

Durante la Ley Seca los destiladores ilegales añadían unos bloques de madera a sus zapatos para que sus huellas simularan las de una vaca. Trataban de esta manera de confundir a los agentes de la ley para que no rastrearan el recorrido a sus destilerías ocultas. La modificación que sugerimos es cambiar la huella de vaca por la de caballo para de esta manera poder valernos del segundo elemento:

Via If Charlie Parker Was a Gunslinger, There’d Be a Whole Lot of Dead Copycats

El Museo del Crimen de la Academia de Policia de Nueva York posee un amplio catálogo de armas usadas por gansters y asesinos para matar. La que se muestra en la fotografía, de 1930, está relacionada con los crímenes de la herradura. Consta de un bate al que se le han incorporado dos herraduras con la pretensión de que el asesinato sea confundido con un accidente provocado por la patada de un caballo.

Si fuera un arma perfecta no estaría en un museo de la policía por lo que no se recomienda su uso.