Mejor en la taberna que en la biblioteca

Via Zen Garage
Via Zen Garage

Estas bibliotecas [por suscripción] eran complementadas por las bibliotecas gratuitas, es decir, la subvencionadas mediante cuota y que, después de superar la fuerte oposición de la Cámara de los Comunes, basada en que si las clases trabajadoras se dedicaban a leer perjudicarían los intereses de la agricultura por el hecho de beber menos, acabaron por ser aprobadas en 1850. Entre la aprobación parlamentaria y la disposición local en favor de la apertura de bibliotecas a expensas de unos socios, hubo un importante paréntesis y en 1887 sólo había en Londres dos parroquias que poseyeran bibliotecas financiadas con las cuotas de los socios. Sus detractores estimaban que se encaminaban con toda seguridad hacia la ruina, y a principios de 1890 un corresponsal del Evening Standard anunciaba que había en Brighton un joven que pasaba todo su tiempo en la Biblioteca Pública “leyendo literatura ligera” y sin trabajar. Otro visitante de la biblioteca de Brighton decía que “no había maldición peor que esas bibliotecas y prefería ver a un muchacho matando el tiempo en la taberna que en aquellos lugares”. Las bibliotecas públicas no eran frecuentadas por la alta burguesía. Un estudio de los usuarios de esas bibliotecas en Manchester reveló que el grupo más numeroso estaba integrado por “artesanos y mecánicos”. Muchos buscaban libros útiles o encaminados a la promoción personal, pero fue inmediata la demanda de literatura, que fue en aumento a medida que se incrementaba el sector que alimentaba.

Historia del relato policial
Julian Symons

Anuncios

Orwell propagandista

Via History in Pictures
Via History in Pictures

En 1941 George Orwell empezó a trabajar para la BBC en tareas propagandísticas. Algunas de las experiencias en este servicio las relata en el Diario de guerra (1940-1942):

14 de marzo de 1942

Llevo unos seis meses en la BBC. Si los cambios políticos que preveo se producen, seguiré aquí; en caso contrario, probablemente me iré. La atmósfera oscila entre un colegio de niñas y una casa de locos. Todo lo que hacemos en este momento es inútil, o peor que inútil. Nuestra estrategia radiofónica es todavía más desesperanzadora que nuestra estrategia militar. Con todo, uno se vuelve propagandista y desarrolla una astucia que no tenía antes. Por ejemplo, regularmente manifiesto en mis partes que los japoneses están conspirando para atacar a la Unión Soviética. No creo que sea el caso, pero el cálculo es el siguiente: Si los japoneses atacan a la Unión Soviética podremos decir: “ya os lo decía yo”. Si los soviéticos atacan primero, como hemos fabricado un complot japonés de antemano, podemos pretender que la iniciativa partió de los japoneses. Si no hay guerra, podemos aducir como causa que los japoneses tenían demasiado miedo a la Unión Soviética.

Fotografías estropeadas (II)

Via Lost Europe
Via Lost Europe

El domador de versos. El domador se pasaba las noches hurgando en todas las basuras del mundo. Sólo le interesaban las cartas y las fotos. Llevaba cada sonrisa, cada mirada, cada frase de amor o cada separación como si se tratara de su propia historia.
El domador cree que las imágenes y las palabras deben mezclarse en las cenizas de los versos para renacer en la imaginación de los hombres.

– Leolo

Via Life
Tras la compra de la cabecera por Henry Luce en 1936 la revista Life se enfocará hacia el fotoperiodismo dedicando el primer número de esta nueva etapa a un fotorreportaje de Margaret Bourke-White sobre la construcción de la presa de Fort Peck en Montana. Sin embargo ni la importancia de ser el primer documento de Life ni el prestigio de la fotógrafa han podido evitar que, sin que se sepa muy bien el motivo, muchos de aquellos negativos sean hoy inservibles. Via Life
Via places no respectable man would be seen
Found Photos (1978) de Dick Jewell es un libro construido con los descartes de fotografías de fotomatones de Brighton y Londres durante los años 70. ¿Les suena?. Via places no respectable man would be seen
Via Le Cigare Volant
Via Le Cigare Volant
Via Asian History
En 2005 Najaf Shokri se dirigía a trabajar cuando en una papelera cercana a una sucursal del Organización Nacional de Registro Civil de Teherán encontró una gran cantidad de documentos de identificación de los años 50 y 70. Shokri se basó en ellos para su proyecto de arte “Irandokht” (hija de Irán, un nombre popular en la época) que documenta una generación. Via Asian History
Via places no respectable man would be seen
Los fotógrafos italianos Arianna Arcara y Luca Santese acudieron a Detroit a documentar la decadencia de la ciudad pero en su búsqueda encontraron cientos de polaroids, cartas, álbumes familiares, fichas policiales… que contaban mejor la historia de los últimas décadas de la ciudad. Via places no respectable man would be seen

Antes: Fotografías estropeadas

¿De qué te ríes Spring Heeled Jack?

1501621-spring_heeled090307a

Spring Heeled Jack (Jack el Saltarín o Jack Piedemuelle en las traducción al español) es un personaje del folclore inglés del que tenemos noticia por primera vez en Londres en 1837. Spring Heeled Jack aparecía de la nada con un gran salto te daba un susto de muerte, una bofetada o te metía mano si eras mujer y con otro gran salto desaparecía de tu vista. Las descripciones son de lo más variadas: capa negra, casco, ropa ajustada, garras metálicas, ojos rojos grandes y saltones, orejas grandes… Hoy, por apariencia, lo consideraríamos un supermalvado de comic sin embargo si sólo tenemos el testimonio de las “víctimas” de los superhéroes estos también serían los supervillanos. ¿Merecían el susto todos los atacados por Jack el Saltarín? ¿era un justiciero de baja intensidad?

Hubo al menos un detenido acusado de ser Jack el Saltarín pudo librarse de la acusación cuando la testigo insistió en el hecho de que su atacante había vomitado llamas de fuego azules y blancas, algo que el acusado parecía incapaz de hacer. ¿Mala conciencia, señorita?

No tomen esto como una defensa de Spring Heeled Jack si, en el caso más favorable para él, intentó ser un superhéroe resultó ser un completo fracaso pues fue visto por testigos en 1904 con sus mallas, su casco, sus saltos y su risa histérica. Fuera el original o un sucesor no hay que olvidar que entre la cima de su popularidad y esta nueva aparición el protagonismo se lo había llevado un verdadero supervillano que había campado a sus anchas en su territorio.

Otras pistas:

  • Luther, Temporada 2, episodio 1
  • Comic Vine Spring-Heel Jack