El vínculo

Como los métodos para proteger a los muertos habían mejorado por el miedo de que el cuerpo de un familiar acabara en la mesa de un anatomista, los resurreccionistas Burke y Hare decidieron no complicarse la vida y cambiaron su trabajo de desenterradores a asesinos. Optaron por gente marginal, personas por las que nadie se preocuparía y que profesores y estudiantes de cirugía jamás reconocerían… pero se equivocaron.

Narrador: Pero Burke y Hare no quedarían impunes. Un ayudante de cirujano reconoció uno de los cuerpos que Burke le había traido, era el de una joven prostituta llamada Mary Patterson.

Matthew Kaufman (Univ. Edimburgo): Probablemente el ayudante, el señor Ferguson, se había acostado con ella unos días antes. varios estudiantes también lo habrían hecho en los días o semanas anteriores. La reconocieron de inmediato y preguntaron a Burke, al que le habían comprado el cuerpo: “¿cómo murió? era muy joven”. A lo que él contestó: “Estas cosas le pasan a gente que bebe mucho y obviamente ella era alcohólica”.
La investigación de la muerte de Patterson condujo a la policía hasta Hare quien prestó declaración a cambio del perdón. Burke fue juzgado y condenado por múltiples asesinatos.

Documental:
Mundos Perdidos. Dr. Jekyll y Mr. Hide.

Anuncios

Primeras teorías sobre el origen de la sífilis

La aparición de la sífilis en Europa dio origen a una serie de especulaciones sobre cuál sería la causa de la enfermedad. […] A la sífilis se le atribuyó origen divino y origen cósmico. Los enfermos quedaron encomendados al patronazgo de San Job, que también había padecido una enfermedad de la piel.

[Los planetas] Se atribuyó, así mismo, la enfermedad a la conjunción de Saturno y Marte, coincidente con la época de lluvias en Italia. Los astrólogos, por su parte, al observar que la sífilis afecta aquellas partes del organismo que suponían estaban bajo la influencia de Venus, denomiraron a la enfermedad “lúes venérea” o infección venérea.

[Las camisas de hilo] También se atribuyó la enfermedad a la innovación radical del empleo de camisas de hilo, en sustitución de las de lana o cuero.

[Vino envenenado por los españoles] El médico del Papa Clemente atribuyó la enfermedad a un tóxico, teoría que pretendía explicar la mayoría de las epidemias y la muerte de personas reales. Este médico, según decía, había oido hablar de una ciudad llamada Comma, “donde existe mucho vino generoso, llamado griego, que fue abandonado sigilosamente por los españoles durante la noche mientras los franceses sitiaban la ciudad; pero previamente habían emponzoñado el vino con sangre extraída de pacientes del Hospital de San Lázaro. Poco después, los franceses entraron en la ciudad y bebieron copiosamente de aquel vino, comenzando al poco tiempo a mostrar los más violentos síntomas…”

[Una forma de lepra] También era frecuente que se dijese que la sífilis no era más que una forma venérea de lepra. Según las palabras del propio Paracelso […]: “…el mal francés debe su origen al coito de un francés leproso con una imprudente ramera, que contrajo bubas venéreas, infectando desde aquel momento a todos cuantos yacieron con ella; y originándose así a partir de la lepra y de las bubas venéreas. La enfermedad francesa infectó a todo el mundo con su contacto, de la misma forma que se originó la raza de los mulos del coito de una yegua y un asno”.

[Origen dietético] También se responsabilizó a la bestialidad y a la ingestión de lagartos del origen de la enfermedad, e incluso el propio Francis Bacon adujo su origen dietético: “Los franceses, de quienes la enfermedad napolitana tomó su nombre, dicen que en el sitio de Nápoles existían ciertos mercaderes deshonestos que vendían carne humana, recien obtenida en Mauritania y mezclada con pepinillos en lugar de atún, y que el origen de las enfermedades venéreas debe imputarse a tan abominable y pesada comida. No parece carecer de fundamento esta teoría, ya que los caníbales occidentales devoran carne humana y esta enfermedad era especialmente frecuente en las Indias Occidentales cuando fueron descubiertas”.

Diablos, drogas y doctores
H. W. Haggard

El botiquín sin vigilancia

Los vigilantes han olvidado cerrar el botiquín, abusen todo lo que quieran de las medicinas.

Via Places no respectable man would be seen

Via Places no respectable man would be seen La misma empresa farmaceútica ofrece también empatía, paz, amor y alegría

Pasaporte para pobre de solemnidad

Pasaporte para pobre de solemnidad [D. Ignacio Barros Alcalde Presidente del Ayuntamiento de esta Villa de Puentedeume Capital del Partido de su nombre ...] concedo libre y seguro pasaporte á [Vicente Varela ; Casado de esta vecindad] para que vía recta pase á [la Ciudad de Santiago a consultar y curar la enfermedad, de que adolece: queda abonado] . 1853 - Via Galiciana

Pasaporte para pobre de solemnidad [D. Ignacio Barros Alcalde Presidente del Ayuntamiento de esta Villa de Puentedeume Capital del Partido de su nombre …] concedo libre y seguro pasaporte á [Vicente Varela ; Casado de esta vecindad] para que vía recta pase á [la Ciudad de Santiago a consultar y curar la enfermedad, de que adolece: queda abonado] . 1853 – Via Galiciana

Farxácolas

The Plague, Arnold Böcklin. Via Wikipedia

Farxácolas: Nome que se deu en Santiago, no século XVI, a unha doenza andazosa, chamada tamén secas e nascidas. Causou moitas víctimas e chegou a infundir tal pánico entre os santiagueses que moitas familias abandonaron a cidade e o Consistorio mandou que nas rúas e a bocanoite se queimasen ramos de loureiro e romeo “para esparcir los aires malos”, que as rúas se refrescasen dúas veces por día e que non andasen porcos soltos por elas. A alarma chegou ó extremo de ser preciso, ademais, que a Xustiza ordinaria prohibise por medio do pregón público o emprego da palabra farxácolas, aplicada polo vulgo a dita plaga en ton retranqueiro, dispoñendo que a quen a empregase se lle desen douscentos azoutes e pena de desterro da cidade por catro anos. O vocábulo figura en Viejas notas galicianas, de Pérez Costanti.

Breviario enciclopédico
Eladio Rodríguez