La bandera del cuervo encantado

Según las sagas tradicionales, Sigurd [el Fuerte] combatió bajo la bandera de un cuervo mágico tejido para él por su madre, Eithne, una princesa irlandesa que tenía la reputación de ser una hechicera. La bandera traía la victoria de parte de Odín, pero también garantizaba la muerte a quien la portase. Se dice que durante la batalla, Sigurd perdió tres portaestandartes antes de conseguir la victoria. En 995, Sigurd recibió el bautismo, lo que le permitió celebrar un segundo matrimonio muy ventajoso con una hija del rey Malcolm II de Escocia, cuyo nombre no se menciona. Su hijo Thorfinn se crió como cristiano en la corte de Malcolm en Escocia. Sigurd probablemente no fue sincero en su conversión porque encontró la muerte luchando bajo la bandera del cuervo encantado en la batalla de Clontarf en 1014.

Los hombres del norte
John Haywood

Anuncios