El testamento de la Castiglione

tumblr_neqqq3tsvm1tphleno1_540
Piernas de la Condesa de Castiglione (1861-1867) – Pierre Louis Pierson

Patrona de Istagramers y constructora de su leyenda por medio de fotos y documentos, incluso en su testamento apuntó como debía ser recordada:

comillasLa condesa de Castiglione (1837-1899) fue a París, a estancias de su primo Cavour, con la misión de inducir a Napoleón III a apoyar la causa italiana. Y consiguió sus fines. Antes de que Orsini hiciera uso de la violencia, la Castiglione utilizó sus encantos. El emperador la persiguió y la alcanzó, como testimonio una frase del testamento de la condesa: “camisón de Compiégne, 1857”, con el cual quería ser amortajada.

Policía secreta, secretos de policía
Jacques de Launay

Anuncios

La confesión del procurador general

 

tumblr_o028i6ocyd1ut6liuo2_540
Freedom Riders, 1961

La mayoría de mis héroes tienen ficha policial así considero un deber con mi formación cotillear los archivos de la Prefectura de policía de París. En el libro de Jacques de Launay aparecen los sospechosos habituales, lo que la policía se guarda hasta que alguien moleste o, en ocasiones, la asombrosa inocencia de lo cotidiano de los escritores y personajes más escandalosos.

comillasEl periodista Émile Zola (1840-1902), hijo de emigrado italiano, había iniciado una carrera de modesto funcionario de aduanas, y luego fue almacenero de la editorial Hachette, donde nació su afición a escribir.

El 1 de marzo de 1862, Louis Hachette le encomienda las relaciones con la prensa. El 1865, Zola publica una primera novela naturalista, La confesión de Claude, que ocasionó un gran escándalo y que incluso produjo el 16 de noviembre una indagación en la librería Hachette: ¿qué ocurre en esa historia autobiográfica de la redención de una prostituta? El procurador general del Sena, tranquilizado, hace constar en su informe del 8 de diciembre: “El señor Zola no tiene una opinión política contrastada y su ambición parece ser ante todo literaria.”

Asunto archivado, pero el personal de la librería Hachette se burla y, el 31 de enero de 1866, Zola prefiere dimitir.

Policia secreta, secretos de policía
jacques de Launay

El burdel aburrido

La nouvelle pornographie - Lewis Trondheim
La nouvelle pornographie – Lewis Trondheim

comillasÉmile Zola continúa haciendo visitas a la casa de la proxeneta Louise Brémond, calle de Bréda número 4, no para tener relaciones con sus clientas, sino para recoger -probablemente para un libro- sus impresiones y recuerdos.
Al parecer, insiste sobre todo para saber si esas mujeres tienen chulos y por qué los tienen. Dicen que nunca se siente satisfecho con lo que le cuentan, porque no encuentra las cosas lo bastante escabrosas.
– Informe de la brigada social de la policía francesa, 3 de julio de 1891

Policía secreta, secretos de policía
Jacques de Launay

La máquina infernal de Fieschi

Giuseppe Marco Fieschi. Via Wikipedia
Giuseppe Marco Fieschi. Via Wikipedia

comillasLa máquina de Fieschi (1790-1836)fue una invención genial y los fabricantes de armas han reconocido haberse inspirado en ella para idear las primeras ametralladoras de 1870 y los órganos de Stalin en 1941 (lanzacohetes de tubos múltiples).
El corso Fieschi (o Fiesco), antiguo soldado de Murat, no se integró nunca en la sociedad de la Restauración. Se ganaba la vida con recursos extremos: fue confidente de la policía y estafador, y manipulaba armas para salir de su miseria.

Machine infernale de Fieschi. Via Wikipedia
Machine infernale de Fieschi. Via Wikipedia

Su talento y el plano de su máquina, hecha con veinticinco fusiles colocados sobre una especie de percha y cuyos gatillos, podían ser accionados simultáneamente, impresionó a dos militantes activos de la Sociedad de los Derechos del Hombre. Éstos persuadieron a aquella frágil mente, sensible al halago, para que se señalase ante la multitud matando al tirano.

Esquema del atentado de Fieschi. Via Standing Well Back
Esquema del atentado de Fieschi. Via Standing Well Back

Fieschi alquiló un pequeño apartamento en el primer piso del número 50 del bulevar del Temple. Instaló allí su máquina y, en el mediodía del 28 de julio de 1834, la disparó en dirección al rey Luis Felipe, que, rodeado de su estado mayor, pasaba revista a las tropas de la guarnición y la Guardia Nacional.
El atentado mató a dieciocho persona, entre ellas al mariscal Mortier. Los tres conjurados fueron guillotinados. A las once de la mañana del 27 de julio de 1834, la policía había prevenido al rey de la preparación de un atentado, sin más precisiones.

Via Les représentations iconographiques de l’attentat politique au XIXe siècle
Via Les représentations iconographiques de l’attentat politique au XIXe siècle

El rey Luis Felipe sufrió una decena larga de atentados individuales, con valor y con suerte. El emperador Napoleón III, no tan universalmente odiado como su predecesor, sólo totalizó ocho tentativas, varias de las cuales tenían un carácter de conspiración.

La información procede del libro de Jacques de Launay Policía secreta, secretos de policía una búsqueda en los archivos históricos de la Prefectura francesa de los incidentes con la ley de escritores, periodistas, gobernantes y otros personajes públicos. Hay más información sobre Fieschi en la wikipedia en francés donde, al igual que en libro, no se cree en que Fieschi tuviera un móvil político. En el blog Standing Well Back analizan la machine infernale e informan de que cada uno de los cañones fue cargado al menos con tres balas de mosquetes lo que provocó explosiones en la recámara que hirieron a Fieschi.

La historia de Fieschi no termina con la guillotina, en pleno auge de la frenología se trató por todos los medios de registrar la cabeza del hombre que intentó matar al rey Luis Felipe para ello se sacó una máscara mortuoria de su rostro y se pintó su cabeza decapitada. Lean sobre ello en el post La cabeza decapitada de Giuseppe Fieschi.