Por sólo una renta de 1200 escudos

Si Dios inspirase a Vuestra Alteza Serenísima el pensamiento de concederme tan sólo que los 1.200 escudos que habéis tenido la bondad de fijar se convirtieran en una renta perpetua, sería feliz como Ramón Llull, y quizá con mayor merecimiento… Porque mi invención comprende el uso de la razón entera, un juicio para las controversias, un intérprete de las nociones, una balanza para las probabilidades, una brújula que nos guiará a través del océano de las experiencias, un inventario de las cosas, una tabla de los pensamientos, un microscopio para examinar las cosas presentes, un telescopio para adivinar las lejanas, un cálculo general, una magia inocente, una cábala no quimérica, una escritura que cada uno leerá en su propia lengua; y, finalmente, una lengua que se podrá aprender en pocas semanas, y que enseguida se extendería por todo el mundo. Y que llevaría consigo, adonde quiera que fuese, la verdadera religión.

Leibniz, carta, 1679

La búsqueda de la lengua perfecta
Umberto Eco

Anuncios

Lamed Wufniks

comillasHay en la tierra, y hubo siempre, treinta y seis hombres rectos cuya misión es justificar el mundo ante Dios. Son los Lamed Wufniks. No se conocen entre sí y son muy pobres. Si un hombre llega al conocimiento de que es un Lamed Wufnik muere inmediatamente y hay otro, acaso en otra región del planeta, que toma su lugar. Constituyen, sin sospecharlo, los secretos pilares del universo. Si no fuera por ellos Dios aniquilaría al género humano. Son nuestros salvadores y no lo saben.

Esta mística creencia de los judíos ha sido expuesta por Max Brod.

La remota raíz puede buscarse en el capítulo dieciocho del Génesis, donde el Señor declara que no destruirá la ciudad de Sodoma, si en ella hubiere diez hombres justos.

Los árabes tienen un personaje análogo, los Kuth.

El libro de los seres imaginarios
Borges, J. L. y Guerrero, Margarita

¿Qué hacemos con los cinocéfalos?

tumblr_mvaxr2zson1qewu23o1_1280

Libro de las maravillas. BNF ms fr 2810 fol-76v detalle.

comillasEn algun lugar en los confines del mundo vivia una raza de hombres con cabeza de perro (cinocéfalos). Estos seres aparecen con frecuencia en los textos e ilustraciones medievales. Tales seres eran humanos en muchos aspectos, excepto que tenían cabeza de perro. La cuestión era: ¿tenían ellos alma humana? Esta era una preocupación especial para los misioneros. Si se encontrasen con los cinocéfalos  ¿deberian o no predicar para ellos? No era coherente predicar para animales pero era deber de todo cristiano convertir almas humanas a Cristo, por mas extraño que fuese el cuerpo ocupado por tal alma. Tal cuestión intrigó a un joven misionero del siglo IX que se preparaba para viajar a Escandinavia. Él buscó el consejo de uno de los principales estudiosos de la época, llamado Ratramnus.

¿Que debemos hacer con los cinocéfalos? ¿Serian ellos descendientes de Adan? ¿O tendrian alma de animales?

El consejo de Ratramnus es bastante revelador. Primero, afirma que:

Si los cabeza de perro descendieran de Adan, entonces éstos son humanos. Obviamente, la forma de sus cabezas y sus ladridos conspiran contra esta afirmación. Sin embargo, a pesar de eso, ostentaban muchos atributos humanos. Ellos vivian en villas, cultivaban la tierra y domesticaban animales. Ademas de esto, el hecho de que se cubrieran sus genitales era una señal de decoro. Eso significaba que ellos sabian lo que era decoroso e indecoroso.

Para el estudioso Ratramnus esta era una cuestión importante.

No entiendo como podria ser si ellos tuvieran un alma animal y no racional, porque nadie se sonroja ante lo indecoroso a menos que tenga cierto sentido del decoro. Un grupo de seres morales y racionales viviendo en una sociedad regida por leyes. Esto es humanidad no mera animalidad.

Por lo tanto, el concluyó, que los cinocéfalos eran, en esencia, seres humanos. Algunos, según registros, adoptarían el cristianismo, uno hasta se convertiría en santo. Según algunos, San Cristóbal, el patrono de los viajantes, era una de estas criaturas. Claro que no había testigos visuales de estos seres y nunca fueron vistos en Gran Bretaña. Es un hecho que parte de la naturaleza de un cabeza de perro siempre era estar en otro lugar.

Documental:
Inside the Medieval Mind – Knowledge

Sobre Adán


comillasEntre los agustinos y trinitarios ha habido en Salamanca grandes debates, llegando a las manos con los mayores de sus religiones a bofetadas y coces en los actos públicos, sobre si quedó Adán imperfecto quitándole Dios la costilla, y si fue sólo carne con lo que llenó el hueco donde se le había quitado.
28-III-1657

Avisos del Madrid de los Austrias y otras noticias
Jerónimo de Barrionuevo
Edición de José Mª Diéz Borque

Sambatión

tumblr_m8gsai9Qjp1qa6bflo1_500

Niños protestantes de Irlanda del Norte jugando en “Sandy Row” – Peter Marlow | Magnum Photos

comillasSegún una tradición, las tribus [perdidas de Israel] no habrían podido regresar a Israel porque el Señor había cercado su camino con un río legendario, el Sambatión. Durante toda la semana, las aguas del Sambatión entraban en efervescencia, enormes rocas surgían del fondo y se alzaban por los aires para caer después sobre quien buscaba un vado. Solo el sábado el Sambatión estaba tranquilo, pero ningún judío habría violado el día del sábado intentando atravesar aquella corriente de agua ahora en calma. Otra tradición afirmaba que el Sambatión era un río compuesto tan solo de rocas y arena, un caos estruendoso de piedras y tierra que fluía sin parar, y quienes contemplaban aquel espectáculo desde las orillas tenían que cubrirse el rostro para no quedar marcados.

Historia de las tierras y lugares legendarios
Umberto Eco

Babala na

comillasEl catolicismo filipino: la religión es una escusa para la fiesta, la gran afición filipina; no la razón. Babala na, es decir, Dios proveerá. Los viernes, en Quiapo, las mujeres que rezan el rosario avanzan de rodillas hacia el altar.

“Son numerosos los jóvenes -explica Sionil-, que van a la iglesia ese día, no para orar sino para apostar cuál de esas mujeres llegará primero al altar”.

Yo te diré…
(La verdadera historia de los últimos de Filipinas)
Manuel Leguineche

Apolek, pintor religioso


comillasMás tarde, Apolek terminó la Santa Cena y la lapidación de María Magdalena. Un domingo descubrió los decorados muros. Los conspicuos ciudadanos, invitados por el cura, reconocieron en el apóstol Pablo a Yáneka, el cojo converso, y en María Magdalena a la joven hebrea Elka, hija de padres desconocidos y madre de muchos hijos de la calle. Los insignes ciudadanos mandaron cubrir aquellas sacrilegas pinturas. El cura lanzó sus amenazas contra el blasfemo. Pero Apolek no cubrió los pintados muros.

Así empezó una guerra inaudita entre el poderoso cuerpo de la Iglesia Católica, por una parte, y el despreocupado pintamonas, por otro. Esta guerra duró tres décadas: El azar estuvo a punto de convertir al dulce vagabundo en fundador de una nueva herejía. Y habría sido el más refinado y gracioso luchador de cuantos conoce la sinuosa y agitada historia de la Iglesia romana, un luchador que habría recorrido el mundo presa de beatífica embriaguez con dos blancos ratoncitos en su seno y con una colección de finísimos pinceles en el bolsillo.

—Quince zloty por una Virgen, veinticinco zloty por la Sagrada Familia y cincuenta zloty por la Santa Cena con la representación de todos los parientes del comprador. El enemigo de mi cliente puede ser representado bajo la figura de Judas Iscariote, mas para ello habrá que añadir otros diez zloty. —Así lo pregonaba Apolek a los campesinos del contorno después que le hubieron expulsado del templo en construcción.

Caballería Roja
Isaak Babel