Dormir

el-sonador-the-dreamer-1931-manuel-alvarez-bravo
El soñador, Manuel Álvarez Bravo (1931)

comillasDormir no es una actividad simple. Tal vez te parezca que no es más que cerrar los ojos y echar una cabezada, pero tu cuerpo y tu cerebro experimentan cambios considerables mientras duermes. Si no lo hicieran, te volverías loco en cuestión de días. Todos estamos a siete días de la locura.

El científico camuflado
Peter J. Bentley

Anuncios

XLVIII

Otho Cushing imagines the fashion of a future 1950 in issue #1950 of Life Magazine, 1914. Via
Otho Cushing imagines the fashion of a future 1950 in issue #1950 of Life Magazine, 1914. Via

comillasNo es en absoluto ilógico imaginar que, en una existencia futura, consideremos esto que creemos nuestra existencia actual como un sueño.

Marginalia
Edgar Allan Poe

El sueño de Brillat-Savarin

One Loop Portrait a Week - #32 Darwin Deez hovers majestically  www.romain-laurent.com. Via
One Loop Portrait a Week – #32
Darwin Deez hovers majestically
www.romain-laurent.com. Via

comillasSoñaba yo una noche que había descubierto el secreto para no estar sometido a las leyes de la gravedad, de forma que era indiferente a mi cuerpo subir o bajar, y podía hacer ambas cosas con igual facilidad, según mi voluntad.

Semejante estado me parecía delicioso, y quizá muchas personas han soñado algo parecido; pero lo más raro es que recuerdo que podía explicarme claramente (al menos así me lo parecía) los medios conducentes a tal resultado, y que dichos medios eran talmente sencillos, que admiraba que antes no se hubiesen descubierto.

Cuando desperté, no pude recordar cosa alguna de esta parte explicativa; pero retuve la conclusión y desde entonces me ha sido imposible no estar persuadido que, tarde o temprano, algún genio más intenso hará este descubrimiento, y así, a todo trance, dejo esto anotado oportunamente.

Fisiología del gusto
J. Anthelme Brillat-Savarin

Debunking Eliano

Via Weird Fish
Via Weird Fish

comillasUn hombre se enamoró de Arcédice, la prostituta de Náucratis. Ella era una mujer soberbia y terriblemente grosera que exigía grandes cantidades por sus servicios. Y una vez que había recibido el dinero, compartía lecho por poco tiempo con quien le había pagado, despidiéndolo inmediatamente. Un joven enamorado de ella no podía cumplir su deseo puesto que no era lo suficientemente rico. Pero en sueños mantuvo relaciones con ella y así consiguió librarse de su pasión.

Historias Curiosas, Libro XII, 63
Claudio Eliano

Eliano cuenta de que el único remedio para curar la enfermedad de un leon es comerse un mono; que las ranas egipcias cuando se ven atrapadas por las culebras de agua cortan un trozo de caña que sujetan transversalmente e impide que la serpiente pueda devorarlas; que tienes el derecho a contradecir a un tirano si lo haces subido a un ladrillo de oro por el dispuesto, si tu consejo es sensato te llevas el metal y unos latigazos por insolente; que Foción rechazó la recompensa por ser el único ateniense de bien con el argumento de que quería seguir siéndolo… pero creo que la que cito es su historia más inverosímil.